Propuestas de la FTCCP para la reforma de pensiones

Exposición del secretario general de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú (FTCCP), Luis Villanueva Carbajal, de los "Lineamientos generales de una propuesta de pensiones" de nuestra Federación, el 4 de julio de 2020, en la Primera Audiencia Pública virtual de la Comisión Especial Multipartidaria del Sistema Pensionario del Congreso de la República.

“Congresista Carmen Omonte, presidenta de la Comisión, señoras y señores congresistas que están participando en esta audiencia pública:

En mi calidad de representante de la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, indico que oportunamente presentamos un documento denominado “Lineamientos generales de una propuesta de pensiones”. Esto en el marco de nuestras funciones de protección y defensa de los derechos de los trabajadores en construcción civil a nivel nacional, que representamos, de acuerdo a nuestros estatutos, y como un aporte a la anunciada reforma de pensiones en nuestro país.

El factor que nos motivó a presentar este documento es que conocemos y vemos de cerca la realidad de los trabajadores en construcción civil, que no podemos o no pueden acceder al derecho pensionario en el sistema público por no poder aportar los 20 años de aportes, que es una exigencia injusta y que nos discrimina a nosotros los trabajadores de este sector. No consideran que nuestra labor es eminentemente eventual, lo cual debe superarse. Y esa es nuestra principal petición que hacemos a esta comisión.

No me voy a referir al sistema privado de pensiones porque ya lo han dicho, es un sistema no solamente injusto, sino que es una estafa para los trabajadores y especialmente para los trabajadores de la construcción, porque podemos acumular en esas cuentas individuales muy poco ahorro.

El documento al que me he referido, que hemos presentado, contiene cinco capítulos y transita por aspectos generales del derecho a la pensión y también algunos planteamientos especializados sobre pensiones que nos ha servido de insumo. Allí también exponemos sobre el modelo del sistema pensionario de Suecia que se encuentra implementado en diversos países con gradual éxito, que, además, es una propuesta que lo ha recogido el Banco Interamericano de Desarrollo.

Luego, en nuestro documento, exponemos que en el Perú existe la necesidad de un sistema unificado, al considerar que la actual normatividad refleja muchas inequidades que dan como resultado pensiones precarias y, en su caso, una negación a la pensión por la exigencia de 20 años de aportes en el sistema nacional de pensiones, lo que todos los especialistas nacionales y extranjeros cuestionan.

En este orden, concluimos en nuestra propuesta que se debe establecer un sistema unificado mixto y dirigido por una autoridad central pública en el Perú.

Y este sistema unificado debería contemplar la integración del sistema nacional de pensiones y el sistema privado de pensiones. Y a estos dos se debe sumar el programa no contributivo que es Pensión 65, el que si bien actualmente no forma parte del sistema pensionario, pero cubre las necesidades mínimas de las personas que a su avanzada edad no tienen ingresos y que también merecen un trato justo.

En el sistema que nosotros proponemos, los afiliados cotizarían tanto al sistema privado de pensiones como al sistema nacional de pensiones. Una parte de la pensión vendría del sistema privado de pensiones y la otra parte vendría del sistema nacional de pensiones.

El Sistema Nacional de pensiones pasaría a ser un sistema de cuentas nocionales que recibe puntos del salario que se acreditarán a una tasa de interés nocional. La otra parte se destina al sistema privado de pensiones y se acumulará de manera real.

Del Sistema Privado de Pensiones se tendría una renta vitalicia de una aseguradora y en el Sistema Nacional de Pensiones también una renta vitalicia, que vendría a ser lo que ahora es la ONP (Oficina de Normalización Previsional).

Este esquema se centra en tres pilares. El primer pilar es público y ese pilar público tendría de carácter obligatorio y estaría constituido por cuentas nocionales individualizadas con una aportación definida. Es un sistema de reparto en que al trabajador se le reconoce sus derechos a acceder a una pensión en función a los aportes que se incrementan cada año. De esta forma, la suma del capital en la cuenta nocional servirá para calcular el monto de la pensión anual, calculándose el tiempo pensionario que tendría que poder definirse.

El segundo pilar de nuestra propuesta es también un pilar público, donde también es obligatorio y de aportación definida individual, es de capitalización financiera donde las aportaciones son individuales, de cada trabajador, y esta se depositan en las cuentas nocionales e integrándose al anterior pilar con reglas propias.

El tercer pilar de nuestra propuesta es también uno de aportación definida, pero al sistema privado.

De estos tres pilares se obtendría la garantía de una pensión mínima para aquellos que no alcanzaron el número de aportación necesaria. En este caso, es el Estado el que se encargará de financiar la parte que le hubiera faltado aportar al trabajador y también financiaría en parte la pensión no contributiva, nos referimos a Pensión 65.

En el sistema de capitalización individual, trabajadores y empleadores tenemos que aportar y destinándose a una cuenta nocional del Estado que lo deposita en un fondo público.

En el sistema de capitalización privado, trabajadores y empleadores también aportaríamos a un plan de pensiones individuales, en cualquier fondo de pensiones gestionado por entidades privadas. Cuando la persona solicita suspensión, el importe de la misma se calculará en función al capital acumulado en la cuenta individual del trabajador y un factor de conversión del capital en renta vitalicia.

Estos son nuestros planteamientos desde la Federación de Trabajadores en Construcción Civil del Perú, que somos un sector muy vulnerable y somos un sector que permanentemente somos discriminados al acceso pensionario. Muy pocos trabajadores de nuestro sector podemos acceder a una pensión pública, y ya lo he señalado, porque no podemos acumular 20 años de aporte por la eventualidad nuestras labores, y en el sector privado también somos discriminados porque no tenemos oportunidad de tener o hacer una buena recaudación o buenos ahorros en estas cuentas individuales.

Esperamos que se tenga en cuenta nuestros planteamientos. Somos conscientes también que la reforma previsional requiere de un amplio debate. Por eso esta audiencia pública la consideramos muy oportuna, y, como lo ha señalado ya la congresista Omonte, va a haber también otros debates.

También creemos que debe contemplarse el proceso de transición al nuevo sistema pensionario. Si es que se logra concretar esta reforma pensionaria, se debe contemplar el proceso de transición a ese nuevo sistema pensionario. También se debe considerar la evaluación de los costos fiscales y el estudio actuarial que se va a requerir y la garantía de su eficacia y también la igualdad de oportunidades para todos con miras a la mejora de la calidad de pensiones entre otros factores.

En nombre de mi institución, quiero agradecer por esta oportunidad en esta audiencia pública y esperamos, pues, que al final lleguemos a una reforma pensionaria justa y equitativa que nos hace falta todos los peruanos. Muchas gracias”.

Lima, 4 de julio de 2020